De autolimitaciones y almirantes chinos


Por Jesús Alcoba, Director de La Salle International Graduate School of Business

Uno de los fundamentales motivos por los cuales al ser humano le cuesta cambiar es porque vive encerrado en una película que ha creado él mismo, de la que es protagonista y en la que cree por encima de todo. Esta película es la que explica su mundo y la que utiliza para interpretar la realidad. Así que, antes que en cualquier otro argumento, creemos en el nuestro propio y no estamos dispuestos a cambiarlo fácilmente. Esta forma de egocentrismo, que en otros formatos también ocurre en los niños y en los adolescentes, según ha mostrado la investigación, nos acompaña obstinadamente incapacitándonos para imaginar mundos posibles y apostar por ellos.

El problema, uno de los problemas, viene cuando nos situamos ante un reto que realmente pone a prueba nuestras capacidades: intelectuales, emocionales, físicas, profesionales o del tipo que sean. Puede tratarse de un proyecto de dimensiones excesivas, del lanzamiento de un producto complejo, de un conflicto político desproporcionado, o de una situación profesional en extremo delicada. En muchos de esos casos nos sentimos pequeños ante el tamaño del desafío y, como nunca hemos coronado con éxito un reto de esa magnitud, aparecen los yonopuedo. Los yonopuedo son hermanos de los yonosoycapaz, familiares de los aminosemeda y están emparentados también con los yoesosiqueno. Es una familia de pensamientos autolimitantes que bloquean nuestros objetivos en la vida y nos retornan siempre a la misma película. Pero sin embargo vemos a diario que hay quien logra cosas que a los demás nos parecen imposibles.

Esta impertinente tendencia del ser humano a contemplar lo propio como válido y no querer salir de ello se nota también a nivel colectivo. Así por ejemplo, en esta querida y vieja Europa nuestra nos hemos quitado el sombrero ante las gestas de exploradores como Vasco da Gama o Cristóbal Colón, que realizaron sin duda expediciones heroicas. Pero, sin deslucir en Zhen_heabsoluto sus incuestionables méritos, si queremos ver las cosas con auténtica perspectiva tenemos que mencionar a Zheng He: un marino que en el siglo XV se dedicó a realizar viajes de exploración por el sudeste asiático y el continente africano. El asunto está en que mientras la tripulación de Vasco da Gama no llegaba a los doscientos hombres, Zheng He comandaba a casi treinta mil. Entre sus más de doscientos barcos los había que desplazaban cargas superiores a las dos mil toneladas, cifra que haría palidecer a cualquiera de las tres pequeñas carabelas de Colón que, como mucho, pesaban algo más de doscientas.

No sabemos si alguno de estos dos marinos hubiera debutado con un yonopuedo si le hubieran propuesto dirigir uno de los viajes del almirante chino, seguramente no. Pero estos hechos históricos nos deben llevar a pensar dónde están realmente nuestros límites. En concreto, si se trata de restricciones reales, ya sean físicas, económicas o de cualquier otra índole, o si por el contrario lo que nos pasa es que como vivimos en Europa o en nuestra mente, o ambas cosas, solo vemos la realidad de una determinada manera y todo lo que no conocemos o lo que se sale de lo habitual nos parece un abismo insalvable.

Por eso siempre hay que intentarlo, por difícil que parezca. Luego vendrá la victoria o la derrota y también tendremos que aprender a vivir con ellas. Pero pensar de antemano yonopuedo es renunciar a luchar, a enfrentarse, a tener la oportunidad de crecer. Es dejar nuestros barcos, que quizá sí sean pocos y pequeños, pero son barcos al fin y al cabo, amarrados en el puerto mientras otros obran día a día el milagro de dirigir misiones apasionantes fuera de las fronteras de su propia mente.

Artículo originalmente publicado en http://www.dirigentesdigital.com

Acerca de La Salle IGS

La Salle es una organización con más de trescientos años de dedicación a la formación que ha implantado más de mil centros educativos en ochenta y dos países de los cinco continentes. Setenta y tres de esas entidades son Universidades. Este hecho ha proporcionado a La Salle la capacidad para adaptar sus principios educativos a las diversas necesidades locales, que cubren un amplio espectro entre el Manhattan College de New York y el Institut Supérieur Agricole de Beauvais (Francia), o entre el Bishop Ndingi Mwangaza College de Nakuru (Kenia) y la De La Salle University de Manila (Filipinas), por citar algunos ejemplos. El Centro Superior de Estudios Universitarios de Madrid, con más de cincuenta años de compromiso con la educación, ha recogido y actualizado la larga tradición de La Salle, profundizando en las cuestiones esenciales que definen la formación de un profesional de nuestros tiempos. La implementación de programas activos de garantía de la calidad, la inversión en nuevas tecnologías aplicadas a la formación, la confianza en la creatividad y la innovación, y la creencia firme en que la colaboración con otras entidades nacionales y extranjeras es el secreto del éxito, definen de modo preciso sus fundamentos educativos. La oferta del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle está ordenada en torno a tres ejes: * La Educación en su sentido más amplio, es decir, la Educación en todos los niveles y en su dimensión formal y no formal. * Las Ciencias de la Salud, orientadas tanto a la prevención como a la rehabilitación. * La Gestión y la Tecnología, fundamentalmente especializada en la creación de programas de formación que aúnan aplicabilidad empresarial con rigor universitario. El Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle pertenece a la AIUL (Asociación Internacional de Universidades La Salle).

2 comentarios el “De autolimitaciones y almirantes chinos

  1. ispizua
    octubre 14, 2014

    Interesante alusión a los supuestos límites personales.
    Respecto a la mención al explorador chino, tu comentario me recuerda a H. Gardner cuando afirma que uno de los tres prejuicios mas habituales en nuestra sociedad es el “occidentalismo” que implica colocar ciertos valores culturales occidentales, que se remontan a Sócrates, en un pedestal. Por ejemplo, el pensamiento lógico es importante, la racionalidad es importante, pero no son las únicas virtudes.

  2. Angel
    octubre 15, 2014

    Inspirador!!!

    Merece la pena cambiarse a la familia “yosiquepuedo”

    Gracias

    Angel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: