Somos los jefes


Por Jesus Alcoba. Director de La Salle International Graduate School of Business.

A menudo me sorprende lo fácil que resulta definir la relación que existe entre el liderazgo y las cuestiones que afectan a la situación de una empresa en el mercado, y lo difícil que es trasladar estos conceptos al ser humano. Toda empresa, decimos, mantiene una posición respecto a sus competidores y productos o servicios sustitutivos que normalmente se traduce en una determinada cuota de mercado. Y toda empresa tiene sus dirigentes, que son las personas que tienen claro hacia dónde hay que ir y que se esfuerzan por trasladarlo a sus colaboradores. Lógicamente es a esos líderes a los que se pide responsabilidades cuando las cosas van mal, y en los que se confía en tiempos de incertidumbre.

Lo que a menudo nos resulta difícil de asumir, que no de entender, es que el dirigente de nosotros mismos somos cada uno de nosotros. Hace tiempo que sabemos, por ejemplo, que la fundamental responsabilidad sobre nuestras alteraciones emocionales, al menos sobre buena parte de ellas, es nuestra y solo nuestra. Es muy común, sin embargo, que cuando nos sentimos mal busquemos responsabilidades a nuestro alrededor, y muchas veces en el pasado. Estamos tristes porque hace unos meses que nos ha pasado nosequé, o disgustados porque alguien nos ha dicho loquesea, o desmotivados porque nosequién no tiene en cuenta nuestra opinión en las decisiones que se toman en la empresa.

Es ciertamente útil hacer estas consideraciones porque así podemos mantener nuestros estados emocionales alterados el tiempo que queramos, o al menos hasta que la situación que, a nuestro juicio, los provoca cesa. Y así, permanecemos enfadados hasta que fulanito nos pide perdón, frustrados hasta que menganita nos hace un poco de caso, y tensos hasta que el jefe por fin se lee el informe que hemos preparado. Todo esto, como es fácil deducir, no sólo no resulta productivo, sino que muchas veces nos bloquea y obstaculiza nuestros objetivos profesionales o personales. Mientras permanecemos alterados no pensamos con claridad, no sentimos con fidelidad y desde luego no actuamos con eficacia.

El origen de nuestros problemas emocionales muchas veces no está en el resto de personas o acontecimientos que nos rodean, y por supuesto no está en el pasado, sino en nosotros mismos. Entre otras cosas porque el pasado es simplemente una recreación que hacemos de una serie de acontecimientos a los que damos más o menos valor dependiendo de nuestra particular forma de ver el mundo. Así, mientras que algunas personas recordarán un proyecto o un viaje como el más importante de su vida, para otras personas que también estaban allí ese viaje o ese proyecto no serán sino uno más. Dos personas que han estado en una discusión siempre recuerdan frases diferentes y desde luego cada uno otorga un valor distinto a la disputa. Tan distinto que suele ser opuesto.

También es fácil darse cuenta que las palabras y acciones de los demás tienen, en general, el valor que queramos darles. Hace tiempo que Victor Frankl dijo que lo único que a nadie le pueden sustraer es cómo decide tomarse las cosas. Que esto lo haya dicho una persona que ha sobrevivido al horror de un campo de concentración le otorga un gran valor, y desde luego nos hace pensar si no deberíamos tomarnos un poco más en serio que realmente dirigimos la empresa que somos cada uno de nosotros. Que si la empresa va mal es a nosotros a quien hay pedir responsabilidades y que en tiempos de incertidumbre en quien debemos confiar, por encima de todo, es en nosotros mismos. Para eso somos los jefes.

Artículo publicado originalmente en www.dirigentesdigital.com

Acerca de La Salle IGS

La Salle es una organización con más de trescientos años de dedicación a la formación que ha implantado más de mil centros educativos en ochenta y dos países de los cinco continentes. Setenta y tres de esas entidades son Universidades. Este hecho ha proporcionado a La Salle la capacidad para adaptar sus principios educativos a las diversas necesidades locales, que cubren un amplio espectro entre el Manhattan College de New York y el Institut Supérieur Agricole de Beauvais (Francia), o entre el Bishop Ndingi Mwangaza College de Nakuru (Kenia) y la De La Salle University de Manila (Filipinas), por citar algunos ejemplos. El Centro Superior de Estudios Universitarios de Madrid, con más de cincuenta años de compromiso con la educación, ha recogido y actualizado la larga tradición de La Salle, profundizando en las cuestiones esenciales que definen la formación de un profesional de nuestros tiempos. La implementación de programas activos de garantía de la calidad, la inversión en nuevas tecnologías aplicadas a la formación, la confianza en la creatividad y la innovación, y la creencia firme en que la colaboración con otras entidades nacionales y extranjeras es el secreto del éxito, definen de modo preciso sus fundamentos educativos. La oferta del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle está ordenada en torno a tres ejes: * La Educación en su sentido más amplio, es decir, la Educación en todos los niveles y en su dimensión formal y no formal. * Las Ciencias de la Salud, orientadas tanto a la prevención como a la rehabilitación. * La Gestión y la Tecnología, fundamentalmente especializada en la creación de programas de formación que aúnan aplicabilidad empresarial con rigor universitario. El Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle pertenece a la AIUL (Asociación Internacional de Universidades La Salle).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en julio 16, 2013 por en Reflexiones y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: