Yo soy un empresario por cuenta ajena


Por Jaime Queralt-Lortzing Beckmann. Miembro del Consejo Asesor La Salle International Graduate School of Business

Es un concepto en el que hago hincapié continuamente, todos deberíamos considerarnos empresarios por cuenta ajena y no simples empleados. El principio en el que se basa es escueto y dice así: ‘si a nuestra empresa le va bien, a nosotros nos irá bien’. Todo ello puede parecer banal, pero, como veremos, no lo es en absoluto.

Así que, ¿en qué se resume esta idea? Es muy sencillo, aunque no es que sea fácil precisamente; se trata de tomar invariablemente las mejores decisiones para mi compañía puesto que la considero como propia. Ojo, no hablo de acertar siempre, lo que resultaría una quimera, sino de señalar una tendencia en la toma de decisiones que vaya permanentemente enfocada a favorecer los intereses de mi empresa, incluso, por encima de los míos personales.

 Y, muy importante, esto no es solamente aplicable a los que ostentamos un cargo en la Dirección. Bien al contrario, sirve para todos y cada uno de los que componen una organización, y en todos sus niveles. La única diferencia está en el ámbito de decisión de cada cual. Desde el que tiene que conformar un equipo ganador hasta el que forma parte de él, todos toman diariamente decisiones, más o menos relevantes, y que, juntas, marcan una tendencia positiva que incide directamente en la cuenta de resultados. No despreciemos, por poner un ejemplo, las consecuencias de las múltiples decisiones que toma regularmente una eficiente secretaria. Si lo hace con mentalidad empresarial, tenderán a beneficiar a la compañía y auténticos problemas se tornarán en soluciones facilitadoras.

 En este sentido, si conseguimos concienciar a todos nuestros equipos de la importancia de desarrollar ese sentimiento de considerarse a uno mismo como un empresario por cuenta ajena; vamos a generar una corriente positiva que se retroalimenta de manera continuada y que va a convertir a un equipo solvente en un triunfador nato, con una energía demoledora, capaz de superarse a sí mismo por momentos.

 En realidad, es el mismo efecto, pero en sentido contrario, que ha desarrollado la crisis económica que estamos viviendo, básicamente porque esta crisis tiene su origen en una crisis de valores. Si perdemos la perspectiva de nuestros principios, iniciamos una tendencia perniciosa en la toma de decisiones, que, multiplicada por millones de pequeñas iniciativas basadas únicamente en “mi propio interés”, desembocan en lo que tenemos hoy entre manos.

Así que esta es la verdadera piedra filosofal de la empresa, esa que todo lo que toca lo convierte en oro, y que hace que, trabajando todos con mentalidad empresarial, en realidad, no exista la crisis o ésta sea menos virulenta. Sobre todo porque habremos decidido que nosotros no vamos a fomentarla. Habremos decidido defender nuestros valores.

Acerca de La Salle IGS

La Salle es una organización con más de trescientos años de dedicación a la formación que ha implantado más de mil centros educativos en ochenta y dos países de los cinco continentes. Setenta y tres de esas entidades son Universidades. Este hecho ha proporcionado a La Salle la capacidad para adaptar sus principios educativos a las diversas necesidades locales, que cubren un amplio espectro entre el Manhattan College de New York y el Institut Supérieur Agricole de Beauvais (Francia), o entre el Bishop Ndingi Mwangaza College de Nakuru (Kenia) y la De La Salle University de Manila (Filipinas), por citar algunos ejemplos. El Centro Superior de Estudios Universitarios de Madrid, con más de cincuenta años de compromiso con la educación, ha recogido y actualizado la larga tradición de La Salle, profundizando en las cuestiones esenciales que definen la formación de un profesional de nuestros tiempos. La implementación de programas activos de garantía de la calidad, la inversión en nuevas tecnologías aplicadas a la formación, la confianza en la creatividad y la innovación, y la creencia firme en que la colaboración con otras entidades nacionales y extranjeras es el secreto del éxito, definen de modo preciso sus fundamentos educativos. La oferta del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle está ordenada en torno a tres ejes: * La Educación en su sentido más amplio, es decir, la Educación en todos los niveles y en su dimensión formal y no formal. * Las Ciencias de la Salud, orientadas tanto a la prevención como a la rehabilitación. * La Gestión y la Tecnología, fundamentalmente especializada en la creación de programas de formación que aúnan aplicabilidad empresarial con rigor universitario. El Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle pertenece a la AIUL (Asociación Internacional de Universidades La Salle).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en enero 18, 2013 por en Reflexiones y etiquetada con .
A %d blogueros les gusta esto: