Desayunando con Murphy


Por Jesus Alcoba. Director de La Salle International Graduate School of Business

Hace ya tiempo me contaron la historia de Murphy. Si no recuerdo mal era un ingeniero que supervisaba una prueba en la que eran cruciales unos sensores y resultó que estos estaban montados al revés. Los sensores obviamente no midieron absolutamente nada y Murphy determinó que, a partir de entonces, los sensores serían fabricados de tal forma que solo fuera posible colocarlos de un modo. Así nació la Ley de Murphy, que es la que explica que el peor momento para que a usted se le escape una taza de café con leche de entre las manos es un lunes en el que el despertador no ha funcionado, el mismo lunes en el que tiene una reunión crucial a primera hora de la mañana, ese lunes en que llueve y el atasco será monumental.

¿Qué pensaría usted en esa situación? Imagíneselo: en el peor de los escenarios posibles una taza de café con leche llena hasta el borde se le escapa de las manos y se estrella contra el suelo metro y pico más abajo, reventando en mil pedazos y esparciendo todo su contenido por el suelo y desde luego por su ropa. ¿Lo tiene? Por raro que parezca, esta visualización puede determinar de modo bastante preciso qué tipo de persona es usted. Analicemos nuestras opciones: puede usted fantasear con lo bien que lo va a pasar contando la anécdota a sus compañeros de trabajo, pensar irónicamente que al menos va a poder hacer ejercicio mientras recoge todo, o resolver que sin duda es el momento de tomarse unas vacaciones para ir a comprar un nuevo juego de tazas a la otra punta del Universo. La segunda posibilidad es pensar que usted nació con una forma congénita de torpeza, que estas cosas no le pasan a nadie salvo a usted, y que está a punto de llegar tarde a la reunión más importante de su vida. Obviamente si su pensamiento es del segundo tipo se enfadará bastante y es posible que ese enfado se sume al que aparecerá cuando vea el monumental atasco que le espera, y al final pase malhumorado la mitad del día, o puede que toda la jornada. Algunos seres humanos han logrado estar disgustados toda una semana por motivos parecidos.

Si el caso del café con leche no le resulta significativo hay muchos otros ejemplos: ¿qué piensa usted cuando por un imprevisto no consigue la cifra de ventas que esperaba? ¿O cuando de repente recuerda que hay que incluir una acción imprescindible dentro de un proyecto pero ya está fuera de presupuesto? ¿O cuando se da cuenta de que han cambiado las normas de presentación de una importante ayuda pública y no le sirve el trabajo que llevaba avanzado? Es posible que recurra a frases como “nada me sale bien”, “esto es un desastre”, o “esto es lo peor que nos podía haber pasado”.

El motivo por el que todo esto es tan importante es que nuestras emociones, así de simple, dependen de nuestros pensamientos, y concretamente del modo en que evaluamos cada situación: así, hay una gran diferencia entre “jamás debimos habernos metido en este proyecto” y “aún estamos a tiempo de lograrlo”. Lo primero nos hunde y nos incapacita para avanzar, mientras que lo segundo nos motiva y nos da energía.

Piénselo por un momento: ¿en qué mundo vive usted? ¿En el de los que se ríen cuando se les cae el café con leche o en el de los que pasan medio día de mal humor por ese o por otros motivos igualmente irrelevantes? Si es de estos últimos sabrá que está engrosando las filas de los crispados profesionales. Piense que enfadarse porque el mundo no se comporta según sus reglas no sólo es inútil, sino que además consume un tiempo y una energía que son preciosos. Porque, lo quiera o no, el mundo y las personas que lo habitan siguen sus propios principios.

Hoy puede dar un giro a su vida: aprenda a invertir energía en aquello que puede cambiar y a aceptar lo que no puede cambiar. Y, sobre todo, intente ver la importante diferencia que hay entre ambas cosas.

3 comentarios el “Desayunando con Murphy

  1. Augusto Arciniega
    mayo 8, 2012

    Excelente artículo, nos pasa a todos, tenemos planificado nuestro día, pero a veces sucede lo inesperado; debemos tener la habilidad, las ganas y voluntad para revertir estas situaciones, no perder el ritmo y seguir adelante.

  2. ricard
    mayo 14, 2012

    Cierto. Murphy está en todas las esquinas, y gracias a notar su presencia , hay que mantener esa tensión que nos hace estar atentos y concentrados. Todo y así , nos pasan cosas, de las cuales hay que aprender.

  3. javier sanchez verdasco
    mayo 17, 2012

    muy bueno, un modo muy pedagógico de recordar que, desde todos los puntos de vista, es mejor ser optimista

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en mayo 7, 2012 por en Reflexiones y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: