Capital intelectual y talento


Por Fernando López Velázquez. Máster en Dirección de Proyectos de Cooperación Internacional de La Salle IGS

El concepto de capital intelectual representa el conocimiento que posee la compañía y se manifiesta como la capacidad de los empleados para resolver problemas de negocio. Evaluarlo es una tarea compleja porque agrupa una gran cantidad de elementos intangibles. Por ejemplo: el domino de las tareas propias del puesto de trabajo, el valor de la información que posee la empresa y los empleados, el conocimiento de los clientes, la capacidad para generar negocio recurrente, la facilidad con la que fluye la información por la organización, el estilo predominante de liderazgo, la participación en la toma de decisiones, el nivel de estandarización del trabajo, la política de innovación de la empresa, etcétera.

Las empresas necesitan más que nunca conocer la cantidad de capital intelectual que poseen, pero también necesitan identificar qué forma tiene y dónde reside. La situación económica está empujando a las organizaciones a situaciones límite en las que la contribución de cada empleado puede llegar a ser vital. Es precisamente en estos momentos en los que es más imprescindible que los líderes identifiquen el talento que hay en sus equipos y lo pongan a producir a pleno rendimiento.

En su libro El Elemento, Sir Ken Robinson expone que las personas son capaces de hacer cosas extraordinarias cuando encuentran su “elemento” o “medio natural”. Este aparece cuando una persona encuentra una actividad para la que posee una combinación única de capacidad, motivación, actitud y oportunidad.

En mi opinión esta es una de las mejores definiciones de talento que jamás he encontrado. Las personas con talento son capaces de hacer muy bien su trabajo, pero además sienten la necesidad de hacerlo bien y afrontan de forma positiva las dificultades y el esfuerzo necesarios para lograrlo. La misión de los líderes es crear las oportunidades para que las personas con talento desplieguen todo su potencial y empujen de forma natural a la organización en la dirección correcta.

El capital intelectual representa el conocimiento. Si queremos valorar de forma apropiada el talento debemos considerar también la motivación y la actitud. Para describir estos componentes es necesario acuñar un nuevo concepto: el Capital Motivacional.

El valor que proporcionan las personas a la empresa es una combinación entre el capital intelectual y el capital motivacional: qué saben hacer los empleados y qué están dispuestos a hacer. La solución a los problemas actuales de muchas de las empresas pasa por identificar la cantidad de capital intelectual y motivacional disponible y crear las condiciones para que aumenten.

Para saber más:

Acerca de La Salle IGS

La Salle es una organización con más de trescientos años de dedicación a la formación que ha implantado más de mil centros educativos en ochenta y dos países de los cinco continentes. Setenta y tres de esas entidades son Universidades. Este hecho ha proporcionado a La Salle la capacidad para adaptar sus principios educativos a las diversas necesidades locales, que cubren un amplio espectro entre el Manhattan College de New York y el Institut Supérieur Agricole de Beauvais (Francia), o entre el Bishop Ndingi Mwangaza College de Nakuru (Kenia) y la De La Salle University de Manila (Filipinas), por citar algunos ejemplos. El Centro Superior de Estudios Universitarios de Madrid, con más de cincuenta años de compromiso con la educación, ha recogido y actualizado la larga tradición de La Salle, profundizando en las cuestiones esenciales que definen la formación de un profesional de nuestros tiempos. La implementación de programas activos de garantía de la calidad, la inversión en nuevas tecnologías aplicadas a la formación, la confianza en la creatividad y la innovación, y la creencia firme en que la colaboración con otras entidades nacionales y extranjeras es el secreto del éxito, definen de modo preciso sus fundamentos educativos. La oferta del Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle está ordenada en torno a tres ejes: * La Educación en su sentido más amplio, es decir, la Educación en todos los niveles y en su dimensión formal y no formal. * Las Ciencias de la Salud, orientadas tanto a la prevención como a la rehabilitación. * La Gestión y la Tecnología, fundamentalmente especializada en la creación de programas de formación que aúnan aplicabilidad empresarial con rigor universitario. El Centro Superior de Estudios Universitarios La Salle pertenece a la AIUL (Asociación Internacional de Universidades La Salle).

2 comentarios el “Capital intelectual y talento

  1. Isabel Soria
    abril 14, 2012

    Reblogged this on La Salle Madrid.

  2. Pingback: Revista MBA » Archivo del Blog » Capital intelectual y talento

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: